Respiración Holotrópica

Historia

La palabra Holotrópico deriva de una raíz griega, significa moverse hacia la totalidad. 

 

Las plantas se mueven en dirección del sol con un movimiento heliotropico. En la misma forma, durante una sesión holotrópica, el organismo humano está en un estado de conciencia que le permite moverse en dirección a su integración, volverse un todo completo y sanar sus propios aspectos heridos o fragmentados. 

 

El doctor Stanislav Grof. y su esposa, Cristina Grof., desarrollaron esta poderosa técnica natural a mediados de los años '70. 

 

Para hacerlo, tomaron como punto de partida modernas investigaciones sobre la conciencia y los estudios que realizaron acerca de los sistemas espirituales antiguos. 

En su libro La Psicología del Futuro" el Dr. Grof. lo expresa del siguiente modo: 

 

En los estados Holotrópicos, podemos trascender los estrechos límites del ego corporal y aspirar a nuestra identidad plena". 

 

El trabajo con la Respiración Holotropica nos ayuda en este proceso porque induce el estado Holotrópico y crea un contexto seguro que nos permite volver a conectarnos con nosotros mismos, con los demás, con el mundo natural y con el espíritu. 

 

Mientras se desarrolla el proceso que corresponde a este trabajo, van surgiendo muchas experiencias, pero proponerse experimentar la respiración holotrópica por sí misma no es el propósito de este trabajo (como tampoco lo son el renacimiento o el éxtasis). 

 

Los objetivos son plenitud, sanación y sabiduría. Las experiencias son los medios que permiten alcanzar estos objetivos. 

 

Cuando el cuerpo y la mente entran en un estado holotrópico a través del control de la respiración, la sabiduría interior aprovecha la oportunidad para avanzar en dirección a la sanación física, mental, emocional y espiritual,  también para realizar un cambio evolutivo. 

 

La Respiración Holotrópica opera según el siguiente principio: somos nuestros mejores sanadores.